Parque de la Infancia de Vícar, Almería

0
43
Parque de la Infancia de Vícar, Almería

Galopín Playgrounds

Un parque infantil es un universo autónomo cuyas reglas vienen marcadas por quienes, con su imaginación y su ingenio, dan sentido a los elementos y las estructuras que en una fase inicial del proceso fueron cuidadosamente pensados para, a posteriori, plasmarlos sobre un gran papel en blanco. Galopín Playgrounds, empresa afincada en Cerceda (A Coruña), es un referente en el diseño del espacio público y de valor gracias, fundamentalmente, a dos pilares, la propia concepción de sus diseños unida a los valores de un equipo humano multidisciplinar con dilatada experiencia y amplio conocimiento en su campo de actuación; todo ello, unido a la pasión aporta elevados estándares de calidad en todos sus proyectos.

Parque de la Infancia de Vícar, Almería

Galopín ha conseguido posicionarse como un referente en su sector, entre otras razones porque ha sabido implementar modelos de estandarización en sus procesos de producción, pero buscando la máxima personalización; ofreciendo a los clientes proyectos hechos a medida, desarrollos en los que se estudian las necesidades y deseos particulares para aportar soluciones diferenciadas, y, en muchos casos, innovadoras. Bajo esta premisa, aspectos como la huella histórica, el acervo cultural o el contexto social, el paisaje, la arquitectura o la integración, cobran especial relevancia a la hora de diseñar este tipo de espacios singulares.

A su amplio catálogo de elementos estandarizados, Galopín añade piezas a medida surgidas a partir del estudio de los fundamentos diferenciadores de cada cliente y emplazamiento.

Vícar, corazón del Poniente

El Parque de la Infancia de Vícar (Almería) es un paradigma de los valores y la filosofía de Galopín. Un espacio entendido a partir de la personalidad histórica, cultural y patrimonial de la propia población, un lugar en el que están representados los elementos que han ido definiendo el conjunto de la localidad a lo largo de su historia. Así, aúna pedagogía, tradición y ocio en un entorno urbanístico concreto, que se convierte en un icono de la ciudad con la capacidad de reflejar y transmitir la memoria colectiva a la vez que cumple la función de constituirse en un espacio de interacción e integración social.