Transporte urbano 2.0. De A a B mediante conexiones inteligentes

0
1201
Plataforma de Movilidad Integrada

En esta sociedad de la movilidad, las personas prefieren quedarse sentadas en medio de un atasco a ir en metro. ¿Será que el transporte intermodal resulta demasiado complejo y poco práctico y fiable? La Plataforma de Movilidad Integrada de Siemens pretende cambiar esta situación facilitando la integración de los diversos servicios de movilidad y sirviendo de catalizador para el establecimiento de redes de movilidad entre diferentes operadores.

Plataforma de Movilidad Integrada

Las ciudades se enfrentan a un auténtico desafío en lo se refiere al transporte urbano, ya que el desarrollo económico de las áreas urbanas no cesa de atraer a un número creciente de residentes y también de viajeros procedentes de las regiones circundantes. Cuando las infraestructuras dejan de ser capaces de asumir el creciente volumen de transporte privado, empiezan a aparecer cuellos de botella. Una dependencia excesiva del automóvil particular como medio de transporte presenta grandes limitaciones, como evidencian los atascos cotidianos (que no sólo se producen durante las horas punta de desplazamientos por motivos laborales) y la agotadora búsqueda de aparcamiento en las áreas urbanas.

«Esta situación se manifiesta con toda su crudeza en megalópolis como São Paulo y Pekín, mientras que en Europa Central es posible que no nos sintamos tan afectados» afirma Nils Schmidt, director de Road and City Mobility IT en la División Mobility and Logistics de Siemens. «Sin embargo, se trata de un error de apreciación. La falta de flexibilidad del transporte privado que circula cada mañana en ciudades como Hamburgo, Stuttgart y Múnich es uno de los primeros síntomas de la notable situación de sobrecarga por la que pasan nuestras infraestructuras: si por cualquier motivo la circulación se ve interrumpida, como por ejemplo debido a unas obras de construcción en alguna carretera, el resultado es un embotellamiento que resulta muy difícil de despejar, y que, en ocasiones, puede persistir durante todo el día. El motivo es que las infraestructuras no están lo suficientemente equipadas para hacer frente a este volumen de transporte privado».