Smartcity: la integración de diferentes servicios sobre las infraestructuras de alumbrado público

0
927
Integración de diferentes servicios sobre las infraestructuras de alumbrado público

Ana García-Baños López. Marketíng Manager Schrérder-Socelec

Las ciudades son los elementos constitutivos fundamentales del mundo y con ellas evoluciona nuestro modo de vivir. Si bien los centros urbanos constituyen únicamente el 2% de la superficie mundial, las ciudades albergan la mitad de la población del planeta, consumen casi el 75% de los recursos energéticos y emiten aproximadamente el 80% del CO2 que contamina el medio ambiente. Por todo esto, las ciudades no son solo espacios para vivir, sino que son un nuevo abanico de desafíos y oportunidades.

Este desafío lo vivimos día a día, no solo las autoridades sino también los propios ciudadanos, quienes comenzamos a ser conscientes de cómo el consumo sin planificación de los recursos ha dejado de ser una opción viable para el crecimiento económico y social.

Integración de diferentes servicios sobre las infraestructuras de alumbrado público

Por otro lado,  el continuo crecimiento de las ciudades es una realidad y un reto al que hay que buscar nuevas soluciones. Se estima que hacia el año 2050, las ciudades albergarán el 70% de la población mundial, lo que exigirá expansión y nuevas  infraestructuras. Los expertos estiman que para dar cabida a tal crecimiento, en los próximos 40 años tendremos que desarrollar la misma capacidad urbana que la creada por nuestros antepasados en 4000 años.

Las infraestructuras urbanas deberán satisfacer los desafíos que plantean los entornos urbanos: escasez de recursos como agua y energía, aumento de la contaminación y emisiones, mayor congestión del tráfico, nuevos niveles de delincuencia, gestión y eliminación de desechos, así como considerar los riesgos de seguridad provocados por el envejecimiento de la infraestructura existente actualmente. Las ciudades deben plantear su mantenimiento y crecimiento en base a tres pilares fundamentales: ser más eficientes, habitables y sostenibles. Por todo esto, se deberán adaptar las ciudades a este rápido cambio, pero no debemos imaginarnos las Smartcity como ciudades del futuro: son las ciudades del presente. Ya son una realidad.