La infraestructura de recarga para vehículos eléctricos, el principal reto de la electrificación en España

0
414
Puntos de recarga de vehículos eléctricos

ISSUU

Power Electonics

España cuenta con poco más de 11.000 puntos de recarga de vehículos eléctricos públicos, necesitando instalar 35.000 puntos de recarga al año para alcanzar sus objetivos de cara a 2030. Power Electronics, empresa especializada en el desarrollo de puntos de carga rápida y almacenamiento electrónico, se sitúa a la vanguardia de una tecnología clave para aumentar la sostenibilidad del sector transporte

Si hay una tendencia que no ha parado de crecer a lo largo del presente siglo, es la concienciación por parte de la sociedad del peso que nuestra actividad tiene sobre el medio ambiente. Y la conclusión parece clara: el futuro será sostenible o no será.

Para lograr este objetivo, la electrificación es el principal aliado de un planeta que ha de logara sí o sí reducir las emisiones contaminantes. Además, fuera ya de un marco medioambiental, la escasez de combustibles fósiles está haciendo que el uso de estos sea cada vez más innacesible.

Puntos de recarga de vehículos eléctricos

El sector del transporte es siempre uno de los más señalados cuando se abordan esta serie de temas. Responsable de más de un 40% de las emisiones, su electrificación es clave en aras de garantizar un mundo sostenible para las próximas generaciones. Para lograrlo, España se ha puesto una serie de objetivos muy ambiciosos. En concreto, quiere conseguir que la red de carreteras y las ciudades cuenten con hasta 340.000 puntos de recarga para el año 2030.

Explicar por qué se ha puesto el foco en este tipo de infraestructuras a la hora de logar electrificar y descarbonizar el sector transporte es muy sencillo. España se encuentra a la cola en cuanto a vehículos electrificados se refiere, ocupando apenas un 8,8% del parque móvil estatal.

Esta cifra está muy por debajo del 20% de media europea. Aunque el año pasado se superó el hito de los 100.000 vehículos eléctricos matriculados, aún estamos muy lejos de los 5 millones de unidades necesarias para conseguir los objetivos de descarbonización planteados de cara al 2030.