Proyectos. Susana Solano

0
902

Por primera vez, la Fundación ICO reunió en una exposición más de 40 proyectos creados por Susana Solano para entornos urbanos y espacios arquitectónicos. «Proyectos. Susana Solano» hacía un recorrido por las maquetas, fotografías y apuntes de cada uno de los proyectos que se han construido en diferentes ciudades del mundo. Además, en las salas del Museo Colecciones ICO se presentaban dibujos, esculturas, collages, joyas y vídeos, resultado de las exploraciones de Susana Solano en el campo de la materia y la forma y que forman parte de su proceso creativo.

Desde que en 1980 irrumpiera en la escena artística (ese mismo año haría su primera exposición individual en la Fundación Joan Miró de Barcelona), la brillante trayectoria de la artista la han situado como una de nuestras artistas de mayor proyección y reconocimiento internacional.

Acotación. 1990 Colección Fattoria di Celle, Sant Tomato di Pistoia, ItaliaEl itinerario de esta muestra recorría las líneas trazadas por uno de los conjuntos artísticos de mayor calado en la obra global de Susana Solano. «La exposición quiere mostrar a Susana Solano estudiando el espacio (público) y su relación con la escala, la forma, la materia y la tectónica. Y se presenta desde el proceso, desde las trazas dejadas en el estudio y la concreción de una escultura tridimensional», según Clara Solà-Morales. Por eso se exponen no solo las obras finales, sino los procesos formales y conceptuales desarrollados en torno a ellas, creadores, a su vez, de un particular conjunto de obras que bien podrían trazar un discurso propio.

En la exhibición se vieron apuntes y maquetas; maquetas con referencia a un espacio físico localizado, con unos condicionantes específicos; y apuntes, notas de procesos, manifestaciones de las exploraciones de la artista sin un referente externo concreto. «Cuando trabajas en un espacio exterior para que lo intervengas, tienes en cuenta ese entorno específico, el lugar, su geografía, su gente, su luz, la arquitectura que lo rodea, etc. Pero en la obra, digamos, de taller no hay pautas. No existen. El taller no es un espacio neutro, claro, pero la obra en sí es concebida en un espacio neutro, pues su lugar definido no está predeterminado», afirma la artista. Y acerca de su proceso creativo, matiza: «Trabajo en la medida en que dispongo de un espacio. Entonces “dibujo” la pieza con el material directamente, en pequeño. La dibujo con hierro o con mallas, o con barro o con maderas directamente. Me sumerjo en las dimensiones, a escala. No proyecto la pieza sobre papel. Prefiero hacer un boceto directamente sobre la materia debido al papel que asumen en esta acción las manos, por la importancia del gesto, del doblar o plegar»… [leer más… en la edición impresa]