Plaza del Torico

0
1188
Plaza del Torico en Teruel

Remodelación en Teruel

Fermín Vázquez-b720 Arquitectos
Fotografias. Duccio Malagamba.

La forma triangular de la Plaza del Torico de Teruel no es fortuita, su trazado deviene de las pendientes naturales por las que discurre el agua de lluvia. A través del tiempo se generó una morfología transformando terrenos, domesticando pendientes, transcribiendo a otros sistemas los vectores de su organización. Socialmente, la Plaza del Torico es una extensión del tejido urbano, un recinto lúdico y ciudadano. Su doble condición de conector y entorno de reunión requería una respuesta de diseño que la proyectase hacia el futuro, respetando las cualidades espaciales y patrimoniales.

Reforma realizada

La intervención se centra en la completa renovación del aspecto de la plaza, de sus porches y fachadas, atendiendo a una cuidada iluminación del conjunto. Y supone, además, la recuperación para el público de los aljibes de gran valor patrimonial y artístico que se sitúan bajo la plaza, conectándolos para reutilizar el aljibe Somero como sala de exposiciones y visualizar el Albellón.

El pavimento desarrollado posibilita una relación sensible con la variedad de interpretaciones sobre las historias, eventos y afectos que confluyen en la plaza. Evoca, así, las ancestrales huellas del paso del agua. La estrategia compositiva sistemática de repetición y variación se materializa físicamente en la superficie del pavimento adoquinado mediante un sistema lumínico basado en la tecnología Led. La variación deriva del diagrama de escorrentía de la plaza que se traduce en líneas de fuerza, provocando bifurcaciones e inflexiones al encontrarse con diferentes obstáculos: en superficie con la fuente del Torico (donde se encuentra el punto de inflexión de la iluminación); bajo rasante, con los aljibes (almacenadores de agua subterránea), sobre los cuales la densidad de vectores se reduce a la mitad, de manera que la presencia subterránea se referencia en el espacio público.

Las intervenciones bajo rasante han habilitado una conexión entre los dos aljibes que permite visualizar el Albellón y reutilizar el aljibe Somero como sala de exposiciones