Peatonalización del Bulevar Cervantes y Calles adyacentes en Majadahonda (Madrid)

0
1604
Bulevar Cervantes en Majadahonda (Madrid)

Estudio Dehesa de la Jara S.L.

El Bulevar Cervantes y la pequeña Plaza de Pizarro, situada en la parte alta, constituyen un único espacio urbano de carácter residencial y tranquilo, del casco antiguo de Majadahonda. Los escasos coches que perturban este pacífico escenario, sólo para aparcar o entrar en algún garaje, y los que con más frecuencia cruzan por calle Hernán Cortés, así como los escasos y reposados comercios no restan nada a esta condición. La circulación es básicamente peatonal y escasa.

Su forma es rectangular alargada en sentido este-oeste donde se pueden recorrer algo más de 200 metros descendiendo casi nueve, lo que equivale a una pendiente media del 4,5%, nada desdeñable.

Las edificaciones que conforman esta pieza urbana son bloques de viviendas de 3 alturas con abundancia de balcones y terrazas en sus fachadas, abiertos a la vista de la calle que se manifiesta muy soleada.

Boceto de la reforma del Bulevar Cervantes en Majadahonda (Madrid)

En su inicio existía un bulevar central con aparcamientos en batería a ambos lados, dos calzadas y aparcamientos en línea junto a las fachadas. Ahora es un espacio exclusivamente peatonal.

Las ideas que han dado origen al diseño del nuevo espacio urbano nacen de la prevista utilización peatonal del mismo y su carácter netamente residencial:

Lo primero que se buscó fue satisfacer la demanda de uso estancial y recreativo de los vecinos, y también, como es lógico, sus movimientos peatonales de tránsito, a los comercios, etc. Después, hacer posible el movimiento de vehículos a los garajes y el necesario ante cualquier emergencia o necesidad, como la de acercar un coche hasta un portal para dejar a una persona mayor ó descargar un bulto pesado.

Luego se pensó en la vista que se tendria desde las viviendas y se valoró mucho este aspecto por su notable contribución a la calidad de vida en los pisos. Por la misma razón se consideró el ruido que se pudiera originar en este espacio urbano y el inevitable cruce de coches por la calle Hernán Cortés.