Pavimento descontaminante en la Avenida Icaria, Barcelona

Avenida Icaria, Barcelona

Breinco

El reto de Breinco es convertirnos en una empresa polivalente para construir ciudades más inteligentes y más democráticas.
Con esta premisa la Avenida Icaria de Barcelona renueva su rambla central con un pavimento de losas de hormigón descontaminante.

31 años sobre el proyecto urbanístico de la Vila Olímpica

Hace justo 31 años, las excavadoras del alcalde Pascual Maragall empezaban la demolición de la barriada industrial de Icaria para construir la Vila Olímpica, el lugar donde cinco años más tarde se alojarían por unas semanas los mejores deportistas del momento.

En total, fueron 40 empresas y 37 viviendas que se derribaron, suponiendo la pérdida de un interesante patrimonio de arquitectura industrial. El barrio de Icaria, encajonado entre dos ramales ferroviarios, tenía una baja densidad de población: 14 calles y solo 142 vecinos.

La nueva Vila Olímpica construida por los arquitectos David Mackay, Josep Martorell, Oriol Bohigas y Albert Puigdomènech nada tenía que ver con los emblemáticos Tallers Ferroviaris del Poblenou, la fábrica Rocamora o la empresa familiar de almacenaje de vinos Pau Soler.

Desaparecieron todas las fábricas y casas levantadas en el lugar desde 1870 y únicamente se conservó la Xemeneia de la Fàbrica de Can Folch.

Avenida Icaria, Barcelona

La Vila Olímpica se inauguró con 1.834 viviendas, 180 locales y 3.500 plazas de aparcamiento

La construcción de la Vila Olímpica cambió por completo el estilo urbanístico de Barcelona. Se soterró el ferrocarril de la costa, se construyó un nuevo puerto, un nuevo barrio y se trazaron nuevos ejes viales. La transformación de la zona permitió abrir la ciudad al mar y acercarla de esta manera a los barceloneses.

Desde los JJOO

El 24 de noviembre del año pasado se iniciaron las obras de remodelación de la Avenida Icaria, la que es la arteria principal de la Vila Olímpica. Se estimó que las obras durarían 7 meses y servirían para sustituir los anteriores adoquines, que se encontraban desgastados y rotos, por unas piezas nuevas de hormigón prefabricado.

Los adoquines se encontraban en muy mal estado, fruto del paso del tiempo y del uso intensivo de la parte central por los patinadores, lo que ha acelerado el deterioro. La intervención tiene un coste de 2,2 millones y supone la remodelación de 800 metros.

El concejal del distrito de Sant Martí, Josep Maria Montaner, explicó que se trataría de «un cambio muy importante» para la Vila Olímpica porque «la rambla central se había deteriorado y desde 1992 que no se había hecho ninguna reforma integral».