Nuevo Puente sobre el río Henares junto al Puente Árabe en Guadalajara

0
1446

CMKM ARQUITECTURA. Maite Aguado Roca, arquitecto,
Xavier Carrascal Frías, arquitecto

En octubre de 2001, el Ayuntamiento de Guadalajara convocó un Concurso de Ideas para la adjudicación de la redacción del Proyecto de Ejecución y la Dirección de Obra de un Nuevo Puente sobre el río Henares a su paso por la ciudad.

El Concurso de Ideas del Nuevo Puente estaba enmarcado dentro de un conjunto de intervenciones urbanísticas promovidas por el Ayuntamiento con el fin de renovar la imagen de la ciudad y resolver los problemas de tránsito del casco urbano, entre las que destacaría, por su relación con este propio Concurso, el convocado anteriormente para la recuperación de los márgenes del río Henares como Parque Fluvial.

El río Henares, como afluente del Jarama, pertenece a la cuenca hidrográfica del río Tajo. A su paso por el oeste de la ciudad de Guadalajara, el río Henares constituye una barrera natural que se contrapone a la barrera artificial que es la autovía Zaragoza-Madrid situada en el este. Esta circunstancia provoca que la ciudad esté encajada entre estos dos trazados y haya comenzado a crecer en parte al otro lado del río Henares.

En la margen izquierda del río Henares se encuentra el núcleo histórico de la ciudad y en la derecha se sitúa una extensión del tejido urbano de la ciudad, así como la estación de Guadalajara del ferrocarril de cercanías y regional.

El principal objetivo del trazado del Nuevo Puente sobre el río Henares era el desdoblamiento del Puente Árabe para poder absorber el creciente tráfico entre las dos márgenes del río. El Puente Árabe es una construcción del siglo X declarada Patrimonio Histórico Artístico que actualmente ejerce de cuello de botella para el tránsito. El lugar de ubicación del nuevo puente era el señalado por el Plan de Ordenación Urbana de la ciudad de Guadalajara, unos 30 metros aguas abajo del Puente Árabe.

INSERCIÓN URBANA DE LA PROPUESTA

El objetivo del equipo redactor del proyecto del Nuevo Puente es el de basar el desdoblamiento del Puente Árabe en una relación recíproca de diálogo entre los dos puentes. Debe demostrarse un respeto hacia el puente existente mediante la implantación de la nueva construcción, la aparición de nuevas perspectivas urbanas y la propia forma del Nuevo Puente, a la vez que éste se convierta en una construcción simbólica de la ciudad y pase a ser un nuevo punto de referencia urbano… [leer más… en la edición impresa]