Molok Domino: el paso lógico

0
170
Molok Domino
Ejemplo de isla Molok Domino para 6 fracciones con una capacidad total de 12.000 litros.

MOLOK

ISSUU

Es un paso que ya hemos dado en los hogares y ahora llega a las ciudades. En nuestras cocinas, donde antes había un simple cubo debajo del fregadero, ahora hay un depósito con varias divisiones para poder tirar nuestros residuos de forma separada. Se trata de una decisión basada en la lógica. Un simple cubo es más que suficiente cuando no se separan las basuras, pero con 5 o más tipos de residuo diferentes se hace necesario encontrar una solución práctica que facilite el reciclaje. Cada fracción ha de tener su espacio de almacenaje y todo ha de estar ordenado de forma adecuada. No sólo es una cuestión de orden, sino también de optimización del espacio.

Si esa lógica funciona en el hogar, cuando sacamos las bolsas de basura para trasladarlas a los contenedores públicos de nuestra ciudad, urbanización o comunidad de vecinos, lo esperable es encontrar soluciones similares.

Un único espacio ordenado

La mejor forma de crear hábitos de reciclaje y reducir la cantidad de impropios es integrando todas las fracciones en islas compactas instaladas en zonas cercanas a los hogares. Un único punto donde cada residuo tenga su espacio de almacenamiento y donde cualquier persona pueda depositar correctamente no sólo las fracciones comunes (resto, envases, papel/cartón y vidrio) sino también el residuo orgánico, la ropa usada, el aceite de cocina o las pilas gastadas.

Molok Domino
Posibles divisiones de un módulo Molok Domino de 5m³

Los contenedores Molok Domino están basados en módulos que pueden unirse para configurar la isla completa más adecuada, eligiendo tanto el número de fracciones por isla como la capacidad de almacenamiento para cada fracción. Estos módulos pueden además dividirse, creando nuevos compartimentos que permiten incorporar nuevos tipos de residuo futuros y reorganizar el conjunto para optimizar la gestión sin necesidad de instalar contenedores adicionales.

El mínimo espacio público ocupado

Los contenedores Molok Domino se entierran parcialmente dejando un 60% del contenedor bajo tierra. Este semisoterramiento permite grandes capacidades de almacenaje en el mínimo espacio público ocupado. Un único contenedor Molok Domino de 5m3 equivale a más de 6 contenedores tradicionales de 800 litros. Esta optimización del espacio consigue menor impacto visual, así como recuperar plazas de aparcamiento, ampliar zonas verdes o peatonales, etc.