¿Es mi área de juego segura?

0
1310
Sonda C (torso) y (b) sonda D (cabeza grande) para la determinación del aprisionamiento de cabeza y cuello en aberturas completamente cerradas

Encarna Alemañ Baeza. Técnico especialista en seguridad infantil.
Departamento de Ingenieria de Desarrollo de producto – Laboratorio AIJU*

Aunque las cifras disponibles sobre accidentes en áreas de juegos infantiles no son excesivamente alarmantes, se debe favorecer la concienciación sobre los riesgos derivados de las condiciones de nuestros parques infantiles y adoptar las medidas más precisas para prevenir dichos accidentes y lesiones derivados mayoritariamente de una mala instalación de los equipamientos de juego y la escasez en el mantenimiento de los propios parques.

Los parques infantiles atraen a niños y niñas por su combinación de diversión y riesgo. Asumir riesgos es una característica esencial del juego en todos los entornos en los que los niños pasan un tiempo jugando, pero dichos riesgos deben ser aceptables como parte de un entorno de aprendizaje estimulante, desafiante y controlado. Si un niño puede ser capaz de reconocer un riesgo y puede interpretarlo y reaccionar ante él, entonces el riesgo no llega a ser peligroso.

Sin embargo, la gran mayoría de veces, dichos riesgos no son reconocidos por parte de los más pequeños, no son realmente conscientes de los peligros a los que se pueden enfrentar, pudiendo estos producir en el peor de los casos incapacitación u otras consecuencias fatales.

Debemos tener en cuenta que para que los parques infantiles sean seguros, no sólo es importante el mantenimiento y buen estado de cada equipamiento de juego, también lo es la educación de los padres y las normas de comportamiento que deben transmitir a sus hijos, ya que algunas veces los accidentes y/o lesiones son producidos por un inadecuado comportamiento o un mal uso de los diferentes equipamientos de juego, ya que los accidentes no intencionados en la infancia, no suceden por el azar o por la «mala suerte».

[… comprar]