Metro Oeste-Madrid Metro Ligero a Pozuelo de Alarcón y Boadilla del Monte

0
1336
Metro Ligero a Pozuelo de Alarcón y Boadilla del Monte

MINTRA «Madrid Infraestructuras de Transporte»

Dentro del Plan de Ampliación de la Red de Metro 2003-2007, propuesto por la Comunidad de Madrid, con la finalidad de llegar con este servicio a los diferentes Municipios que carecen del mismo e integrar de manera sólida la periferia Metro Ligero a Pozuelo de Alarcón y Boadilla del Montemediante una red de transporte público acorde con las necesidades de su población, se ha desarrollado el proyecto de Metro Oeste que busca acercar la red metropolitana a los municipios de Pozuelo de Alarcón y Boadilla del Monte.

Son dos las líneas de Metro Ligero que parten de la estación de Colonia Jardín, donde se ha construido el intercambiador, y permiten la conexión con la línea 10 de Metro. Al comienzo estas líneas discurren bajo el mismo trazado hasta bifurcase a la altura de la intersección de las carreteras M-502 y M-511, para girar la primera en dirección norte, y dar servicio a Pozuelo de Alarcón, mientas que la segunda continúa en dirección oeste para dar servicio a Boadilla del Monte.

Aparece en el marco de estas nuevas actuaciones la figura de Línea en Superficie o Metro Ligero, un nuevo sistema de transporte que se presenta como una alternativa idónea para dar este servicio a municipios con una densidad de población media o baja, gracias a su menor coste con respecto al sistema convencional, haciendo mas rentable la inversión. Cabe señalar que además este sistema permite la combinación de tramos en superficie con tramos soterrados pudiendo adaptarse a las necesidades de cada zona.

El Metro Ligero, integración y adaptación

En estos momentos ya se encuentra en diversas publicaciones y medios de comunicación la información relativa a este nuevo sistema de transporte y su implantación en los municipios de la Comunidad de Madrid, por lo que el  presente artículo hace un énfasis especial en lo que respecta a su integración y adaptación al paisaje de la ciudad y a la vida cotidiana del ciudadano.

Hemos sido testigos en este último año de la puesta en marcha del Metro Ligero, que ha cambiado o ha distorsionado, al menos en un primer momento, el paisaje urbano que estábamos habituados a contemplar.