José María Madrid Sanz, pictóricas percepciones, singulares realidades

0
295
José María Madrid Sanz
Dubai. Óleo/lienzo. 100 x 65 cms.

Marta Teixidó (Crítica de arte)

La obra de Madrid Sanz presenta un concepto del Realismo, donde a pesar de la precisión en su tratamiento, la idiosincrasia del tema tiene como finalidad no suscitar emociones sino, expresarlas, reivindicando el artista con su obra, el hecho de establecer tensiones espaciales sobre un lienzo plano, para desarrollar su propia teoría del color y del juego lumínico.

José María Madrid Sanz
De Madrid al cielo II. Óleo/lienzo. 92 x 71 cms.

El artista ofrece entornos y parajes agradables y habituales, algunos de contemplación plácida y serena, y otros donde la interrogación y la reflexión se hacen presentes. Tanto unos como otros gustan al espectador que admira su tratamiento técnico y la escena o situación expresadas en la obra, que además huyen claramente de los dictados de la crítica erudita, destinada a entelequias minoritarias, para abogar por una pintura nítida y transparente, que acerque al espectador al arte sin complicaciones.

El Realismo de Madrid Sanz no está exento a veces, de difícil definición en lo que respecta a la actualidad de las artes plásticas; en general, puesto que la mayoría de sus trabajos (óleo sobre lienzo y en formatos pequeño, medio y grandes), el artista sólo alude a una cierta actitud frente a la realidad, en la que la plasmación de ésta no tiene que ser necesariamente copia o imitación, aunque sí ajustarse a una cierta visión generalizada.

José María Madrid Sanz


José María Madrid Sanz

(Madrid, 1957) de formación autodidacta, arrancó su carrera pictórica en un momento clave, principios del siglo XXI, en el que, según el artista: «se empezó a producir una fuerte contestación a las vanguardias, a través del resurgir del realismo, en toda su extensión». Unos conceptos que, describen diversidad de estilos y temas, teniendo en común el retorno a la figuración y el deseo de romper barreras.

La obra de Madrid Sanz crea realidades que hacen nacer y ejercer una experiencia plástica de enorme impacto, puesto que el detalle se emancipa de la propia materialidad, sustantividad y naturalidad. Como diría el propio artista: «Lo único que importa es la obra, lo demás es maquillaje».