José Manuel Cajal, el detalle llevado a lo extremo

0
1092
Souvenirs in Picadilly: Óleo sobre tabla 110 x 165 cm

Mis obras son el resultado de varios meses de trabajo, y largas sesiones diarias. Un trabajo minucioso, detallado, y cuidado casi al milímetro, del cual el espectador no será consciente, a no ser que dedique un tiempo a observar detenidamente la obra.

Trabajo mucho con pequeños puntos de color, un gusto personal que cojo prestado del maestro Vermeer. Por otra parte los paisajes urbanos a veces son caóticos, con la gente, los coches o la perspectiva, y se necesita un fuerte estudio previo (cambiando, eliminando, o sustituyendo elementos) antes de comenzar. Aún así, el resultado a menudo es una incógnita hasta el final.

Considero mis paisajes como una obra de conjunto, donde la temática, la luz, y la perspectiva, se aúnan formando un todo ordenado y equilibrado.

Aunque la temática urbana (como rama del paisaje) está fuertemente asentada hoy en día, no siempre ofrece una belleza «fácil» al espectador. Aún siendo consciente de ello, suelo huir de edificios emblemáticos, pues hoy en día la facilidad para acceder a este tipo de imágenes es abrumadora. Me resulta mucho más interesante mostrar algo que el espectador no conozca, no espere encontrar, o añadir algo diferente o llamativo: como elementos en primer plano, que dotan a la obra de mayor potencia, dinamismo y equilibrio… etc.