El VI Festival Internacional de Jardines de Allariz abre sus puertas

0
1525
jardines-allariz

La sexta edición del Festival Internacional de Jardines de Allariz (FIXA) abrió sus puertas el pasado domingo con la “Música en el jardín” como tema central, inspirando los jardines efímeros seleccionados, que podrán visitarse hasta el próximo mes de noviembre. Una muestra de talento y diseños de jardinería y paisajismo expuesta de mayo a noviembre a orillas del río Arnoia.

El acto de apertura se llenó de música con la participación de diversos intérpretes que ocupaban distintos rincones del recinto y el protagonismo de la banda municipal del concello. Cientos de personas acudieron a la inauguración de este evento anual que, en palabras del prestigioso paisajista portugués Francisco Caldeira Cabral, presidente del jurado que selecciona las propuestas que integran cada edición, “permite concienciar sobre los problemas ambientales que preocupan actualmente al mundo. Y en tiempo de crisis, como se ha venido desarrollando, es una ventana que permite soñar”.

jardines-allariz
Paisajistas participantes de esta edición

El Festival Internacional de Jardines de Allariz cumple este año su sexta edición y se consolida como cita singular en el panorama paisajístico español. Se trata de un evento único en nuestro país que recibe una media de 40.000 visitas cada año. El Concello espera superar la cifra y mantener una línea constante de crecimiento.

Francisco García, alcalde de Allariz, ha destacado la importancia de este espacio verde que se renueva cada primavera como motor de una economía sostenible y elemento de atracción turística. En estos años, el festival ha mostrado 55 jardines efímeros, ejemplo de tendencias e innovación en el paisajismo, con la participación de paisajistas de reconocido prestigio y también de jóvenes talentos que insinúan las próximas tendencias en jardinería paisaje. Cientos de propuestas se han presentado en todas estas ediciones, llegadas desde todo el territorio nacional y de muy diversos rincones de todo el mundo.

Paisajismo

Este año, la musicalidad del bambú se ha convertido en elemento común de varios de los jardines seleccionados que, por otra parte, exhiben elementos propios y singulares, desde pentagramas vegetales a cascabeles que se agitan al atravesar los jardines, caracterizando a estos jardines efímeros que compiten un año más por los votos de los visitantes.

Los diez jardines en competición para el FIXA 2015 son:

— SoundWave de Katarzyna Malarek, Zita Ring, Elena Reischauer, Martin Freinschlag Roland Wück

¿Qué es el sonido? El sonido es una vibración del aire que se puede representar gráficamente como ondas. ¿Qué es la música? En su forma más simple, la música es una combinación de sonidos. Este hecho fue la inspiración de nuestro jardín. Desde la distancia, el visitante puede observar sonidos expresados en forma de ondas que recorren el jardín, sin inicio, sin fin, únicamente como sonido que fluye a través del aire. Las ondas se diferencian por su color, sonido, material, altura y forma. La primera onda es amarilla y está constituida por largas tiras colgantes de tela. Después llega la onda naranja, que se materializa como botellas colgantes de plástico.

La onda roja surge del suelo y está hecha de madera y palos de bambú. La onda morada, de la que cuelgan tuberías metálicas, ocasionalmente se alza del suelo. La última onda es la línea verde, un paseo empedrado en el nivel del suelo. Nuestras ondas están rodeadas por terreno elevado y cubierto de flores. Las flores se diferencian entre sí, como las ondas, por la altura, el color y el tiempo de floración.

¡Venga a nuestro jardín del sonido y haga su propia música! A lo largo del jardín, tocando o caminando sobre las diferentes ondas, usted puede crear su propio sonido. También puede pararse en la confluencia de todas ellas y disfrutar de la música que produce el conjunto de las ondas. El jardín entero crea una experiencia increíble que cambia según la época del año, el tiempo y la gente que lo visita.

jardines-allariz
Soundwave, Austria.

— A laImagine de Allariz, de Adolfo Gabriel Ayala Moreno

La música no son solo los sonidos, la música lo es todo. Esto fue lo que nos impulsó a participar en este proyecto. «A la IMAGINE de Allariz» pretende que cada visitante reflexione, contemple, camine, que recorra el espacio y se encuentre en armonía y equilibrio, que se sensibilice, que sienta el arte, que entienda y comprenda el valor del verde, el valor del jardín y que todo esto mejora su calidad de vida. Es una pequeña muestra para que cada visitante sienta, cambie y transforme su entorno, su comunidad y, por qué no, su país.

jardines-allariz
A la IMAGINE de Allariz, Paraguay

— Recolectando Notas de Vanesa Reyes Hernández

Cuando se crea una melodía, el músico recolecta notas en el jardín de la mente. En este jardín mágico, las notas aparecen, crecen y desaparecen. Como en cualquier jardín, en el que las flores no son nunca iguales a otras y el jardinero las escoge cuidadosamente, en este las notas tampoco lo son, aunque podemos distinguir tres tipos. Las primeras en aparecer son muy parecidas entre sí y luchan entre ellas por ser seleccionadas, superponiéndose unas a otras. Sin embargo, ninguna de ellas resulta escogida.

Las segundas son aquellas que, poco a poco y con esfuerzo, logran emerger entre las demás, diferenciándose del resto, hasta que salen elegidas para encadenarse una tras otra en una melodía. Estas notas tienen el privilegio de ser representadas de forma física, ensartándose en las líneas de una partitura para poder volver a ser interpretadas. Las últimas, las más mágicas, son las que revolotean y flotan a nuestro alrededor, escapando de la recolección del proceso creador. Vemos como se elevan por encima de las demás, pero estamos tan concentrados en no perder el hilo de la melodía que, cuando finalmente intentamos capturarlas en nuestras partituras, es demasiado tarde y solo vislumbramos su estela o percibimos levemente su sonido.

jardines-allariz
Recolectando Notas, Zamora

— Big BamBoom de Collectif Les Jardiniers Nomades. Arnaud Mermet-Gerlat, Stanislas Bah Chuzeville. Michael De Tourdonnet e Florian Michel

El jardín de Big BamBoom es un jardín interactivo donde los visitantes se sumergen en un bambú musical. Este jardín de percusión utiliza el potencial sonoro de las cañas de bambú y la singularidad de este tipo de plantas para proporcionar un ambiente exótico. 

Valla Musical: El camino principal del jardín está rodeado por una valla que es en realidad un pentagrama musical. Al modificar la longitud de las cañas de bambú y, por lo tanto, su capacidad para resonar así como su separación, la valla ofrecerá la posibilidad de interpretar una pieza musical mientras se pasea.

Los Xylo-tumbonas: En el centro, de grandes elementos híbridos, se ofrece un espacio relajante. Todos tenemos, en alguna parte de la cabeza, el recuerdo de un pequeño xilófono. Aquí este instrumento adquiere una nueva dimensión. Estos xilófonos de «talla grande» de bambú se utilizan obviamente como instrumentos musicales, y también como mobiliario donde todo el mundo puede descansar y escuchar el tintineo del bambú.

jardines-allariz
Big Bamboom, Francia

—Armonía Interior de Serena Caterino e Ilaria Tabarani

A veces realmente escuchamos la música, otras solo suena en nuestras mentes. Necesitamos descansar y escuchar algo bello, necesitamos un lugar tranquilo donde podamos escucharnos a nosotros mismos. Imaginemos un jardín contemplativo pero juguetón. Imaginemos un oasis urbano compuesto de elementos armónicos pero reconocibles. Pensemos en un lugar donde la música puede ayudar a la contemplación y la autoescucha. Las formas sinuosas de la zona ayudan a que su mirada vague libremente, sin chocar con ninguna esquina.

Es capaz de mantener elementos naturales y artificiales produciendo sonidos suaves. El «personal fluctuante» de la instalación representa una melodía cambiante o incluso un estado de ánimo. Un crescendo que disminuye acercándose al jardín y luego se vuelve a plantear. Siguiendo su contorno, que conduce la mirada hacia el cielo.

jardines-allariz
Armonie Interiori, Italia

—Musicalidad del bambú de Delia Pérez Labourt/ Alex Manzano Serrano

A partir de la idea de la interacción entre la música y el medio natural, con este proyecto apostamos por mostrar a los visitantes “la musicalidad de la naturaleza”. Con frecuencia, el individuo que se encuentra en un entorno natural se limita a deleitarse con su percepción visual, mientras que, a priori, otros sentidos como el oído, el olfato o el tacto quedan inhibidos por la vista.

Musicalidad de Bambú pretende que el visitante experimente nuevas sensaciones, antes ocultas, en su forma de relacionarse con la naturaleza. El “tacto” genera movimientos que emiten sonidos captados por el “oído”, al tiempo que el “olfato” se siente atraído por las especies que lo envuelven. El visitante de Musicalidad de Bambú tendrá una experiencia completa, contemplará, tocará, escuchará y olerá.

jardines-allariz
 Musicalidad de Bambú, Barcelona

—Sinestesia de SynARTPaisajismo. Eva Castro e Alberto Fernández

El concepto de nuestro jardín está basado en el fenómeno conocido como sinestesia, es decir, la fusión de los sentidos, la capacidad que tenemos para interrelacionar los estímulos sensoriales con la música. Nuestro objetivo es conseguir que los visitantes del Festival de Allariz no solo se centren en percibir la música a través del oído, sino que la puedan tocar, saborear, ver y sentir.

El jardín adopta la forma del oído interno, el órgano que transforma la energía exterior en sonidos reconocibles por nosotros. Se encuentra formado por los colores del arco iris y se bifurca en dos caminos antagónicos entre sí, clasificados en colores cálidos y fríos y tapizados por especies muy particulares que despiertan los sentidos. El camino principal finaliza con una ligera elevación en espiral a modo de atril de orquesta, ya que toda composición musical tiene su director y nosotros queremos que el visitante se sienta director de nuestra obra. Una vez experimentadas las sensaciones durante el recorrido del jardín, llegamos a la sala neutra, minimalista, completamente blanca. Pretende crear un efecto de concentración de todo lo vivido anteriormente y concienciar a la persona de cómo sería un mundo sin sentidos, experiencias y sobre todo sin música.

Creemos en la relación entre los colores y la música, siete notas, siete colores. La luz blanca está formada por un conjunto de colores agrupados, así como por un pentagrama recoge la armonía y dirección de una composición musical. Si cambiáramos cualquiera de estos elementos se perdería la armonía, un hecho que se pretende reflejar en la zona neutral.

¿Qué es un paisaje sino un conjunto de elementos que nos hace experimentar sensaciones nuevas? La sinestesia suele ocurrir en una de cada 100 personas. Esperamos haber cumplido este objetivo satisfactoriamente cuando concluya su visita.

jardines-allariz
Sinestesia, Madrid

—Cantos de Sirenas de Nuria Freire González e Camilo Blanco Pampín.

Cuentan las leyendas que el canto de una sirena es el más bello de los sonidos, capaz de cautivar a quien lo escucha, desviando sus pasos y atrayéndolo sin remedio.

El laberinto simboliza el camino, intrincado, sinuoso. Como en la vida, no sabemos qué encontraremos al doblar la esquina. En su interior, una serie de espacios esperan ser descubiertos, jardines secretos que nos invitan a quedarnos y a olvidar las razones que nos llevaron allí. Espacios para los sentidos, donde la riqueza de la vegetación aporta color, aromas y sonidos de la naturaleza.

Lugares donde descansar a la sombra de los árboles y disfrutar de la música.El jardín se concibe como una experiencia, por lo que os invitamos a descubrir las múltiples posibilidades y los recorridos que esconde. Pero cuidado, en su interior nada es lo que parece. Los cantos de sirena, que simulan guiar a través de los pasajes, pueden en realidad alejarte del camino y hacer que no halles la salida… aunque quizás lo que encuentres sea todavía más interesante..

jardines-allariz
Cantos de Sirenas, A Coruña

—SoundTree de André Ribeiro e Tiago Castro

El reto es fundamentar la idea de los jardines y la música, dos aspectos artísticos donde la palabra «composición» es similar y donde el ritmo, el sonido y el pulso son factores de unión entre los jardines y la música.

La música es una forma de arte que consiste en combinaciones de sonidos y ritmos sobre la línea del tiempo, desde combinaciones muy organizadas hasta la música experimental e improvisada, que supone formas al azar. Por lo tanto, el mundo es una orquesta gigante y nosotros podemos encontrar varios «instrumentos» que, por la acción de sus estados subyacentes, reproducen sonidos.

Un arreglo musical que surge de una relación intrínseca entre músico e instrumento. En este contexto y para la reproducción de algún sonido, es siempre necesaria la acción de estos dos elementos. En la naturaleza encontramos todo tipo de herramientas que nos permiten la reproducción de esos sonidos.

El estruendo de las ramas de los árboles, el silbido del viento al pasar entre las ramas, mientras se arrastran las hojas por el suelo, todo está envuelto en ritmos armónicos realzados por sus músicos a través de la gente, los animales y el viento. En nuestro jardín nosotros asumimos los sonidos del ritmo del bambú, el sonido de la gente que camina en la pizarra y el ritmo como interacción entre la gente y el espacio. En este jardín la interacción de visitantes es el tiempo.

jardines-allariz
 SoundTree, Portugal

—Sínfonía Vegetal de BCNlandscape. Aída López e Joaquim Cano

Para crear cualquier sinfonía el primer paso es dibujar un pentagrama donde se colocan las notas y los silencios. En nuestra propuesta queremos recrear la escritura de la música, proyectando los elementos necesarios para que la partitura pueda ser vivida: leída (vista), interpretada (tacto) y escuchada (oído). Nuestro invitado paseante entra en el camino donde se leen de forma continua cinco líneas de hilos.

Son cinco líneas que simulan la estructura básica de una partitura y que prosiguen durante el recorrido, desdibujándose por el camino. Esta maraña de hilos se extiende a los laterales, interrumpiendo a veces la visión de los visitantes, creando una cortina de hilos vibrante. Una vez que tenemos el pentagrama, se colocan las notas. Los elementos sonoros se activan cuando el visitante toca los hilos. Los usuarios tentados se acercan, mueven los hilos y crean su propia composición. Entretanto, la vegetación, protagonista central del espacio, tiene el objetivo de crear una masa diversa en tamaño, coloración y densidad. Igual que la melodía sube y baja en intensidad y tonalidad, la vegetación juega de la misma forma gracias a la diversidad de especies.

En conjunto, Sinfonía Vegetal abre sus puertas a interpretar y vivir el jardín, formar parte de él y llenar de sentidos esta experiencia musical. ¿Estáis preparados para componer?

jardines-allariz
Sinfonía Vegetal, Barcelona

Además:

Xardin da Escola. Colexio Público Padre Feijóo

Suena la música entre la algarabía de voces infantiles en este rincón del jardín. Niños y niñas del colegio público Padre Feijoo nos invitan a pisar sobre la clave de FA y a recorrer la de SOL en un viaje multisensorial.

Violines y guitarras nos esperan junto a panderos en flor y xilófonos deconstruidos en material de jardín. Podemos sentarnos sobre un banco-piano, observando cómo los pájaros hacen sus nidos en un violín.

El reto es adivinar el origen de los sonidos: agua en movimiento, percusión de piedra, imaginación en verde y madera… Todo está fuera de sitio, todo es auténticamente irreal, como en el mundo de los cuentos, como en la mente de los niños. Sus diseños se acercan por segundo año a este Festival Internacional de Jardines gracias a la implicación de sus profesores. Ni unos ni otros aspiran a ningún reconocimiento, sus creaciones están fuera de concurso, pero el suyo es el mayor premio: aprender, descubrir e imaginar más allá de las paredes sin música de las aulas.

jardines-allariz
 Xardín dos nen@s (Escolares de Allariz)

—In House (Ganador 2014) de Takyung Kim

Esta instalación permite experimentar cómo su percepción es psicológicamente estereotipada pero frágil. House es un territorio aislado para la percepción humana. Su fuerte carácter privado proporciona confort al propietario. Lo llamamos familiaridad. La planta tiene una percepción, en general, positiva para el humano con la palabra «naturaleza «, «verde» … Si cierra los ojos e imagina abundantes plantas, en la mayoría de los casos, usted estará en la naturaleza al aire libre con la sensación de confort . Una vez más, la llamamos familiaridad. ¿Qué pasaría si estos dos territorios diferentes, pero con percepciones similares, se encontrasen? ¿Qué pasaría si nuestra casa es invadida por las plantas, y las plantas fuesen invitadas a su casa?

jardines-allariz
In House (Ganador 2014)

El Festival Internacional de Jardines de Allariz nace como punto de encuentro de las personas amantes del arte y la naturaleza, del paisajismo y del diseño. El proyecto abrió sus puertas en el año 2010, recuperando, así, un tramo del margen derecho del río Arnoia que ahora conforma un recinto de más de 20.000 metros cuadrados.

En él se integran doce jardines efímeros: diez convocados en un concurso internacional bajo una temática común, a los que se suman el jardín ganador del año anterior y otro más que realizan los escolares de la localidad; así como zonas de esparcimiento al aire libre.

El festival se enmarca en un programa de educación ambiental y promoción turística, no en vano se sitúa en una zona de gran valor ambiental. Allariz, junto a otros municipios colindantes, es declarada Reserva de la Biosfera en el año 2005.

web empresa