Intervención arqueológica en Daroca

0
1302

Sergio Sebastián Franco, Arquitecto

El suelo de la histórica villa de Daroca se levanta para mostrar toda la riqueza de su pasado al público.

La capa superficial se eleva como una gran cubierta, mostrando su interior desde la calle y los valiosos restos arqueológicos que aparecen bajo ella. El edificio se genera desde el tejido urbano, como un nuevo espacio público que cubre y protege la historia de esta ciudad y el carácter representativo de la institución regional fundada sobre este antiguo lugar.

La relevancia histórica de los restos reside en que permite datar la fundación de la ciudad en el periodo celtíbero, nueve siglos antes de la hipótesis inicial, que establecía un origen medieval de la villa. Por este motivo, la institución promovió un concurso de ideas, con el objetivo de resolver la relación entre la necesidad inicial de un área de aparcamiento y la presencia de los hallazgos arqueológicos, considerando además que esta actitud debería ser un ejemplo para los promotores locales privados.

Intervención arqueológica en DarocaEl proyecto ganador creaba un nuevo espacio público para la ciudad, entendido como una superposición de capas, que pertenecen a diferentes etapas, desde hace 2.000 años hasta la actualidad, y en las que su relevancia no reside en cada una de ellas, sino en la suma conciliada de las mismas. Como un museo abierto a la calle, muestra al ciudadano la riqueza de su propio pasado.

El equipo arqueológico encontró los muros de dos casas islámicas del Siglo X, cinco arcos que posiblemente pertenecieron al Palacio del Almudi (una mítica construcción medieval del Siglo XV no ubicada hasta entonces), una sección de una importante calzada romana, y dos silos de almacenaje celtíberos del Siglo I.

Los nuevos usos institucionales establecen un rico diálogo con estas históricas estructuras, esculpiendo un espacio con múltiples niveles, que albergan una sala de conferencias en el primero, y una sala para reuniones en el espacio entre arcos y un pequeño museo en el nivel más bajo, que se entiende como un cofre del tesoro para guardar las pequeñas piezas (cerámica, monedas, etc.) encontradas en la excavación. No se trata de traer el pasado a nuestros días, sino de encontrar un modo de convivir con él […]