Cinco mejoras, hasta ahora impensables, que la inteligencia artificial traerá a la recogida de basuras en las ciudades

0
89
Inteligencia artificial en la recogida de basuras en las ciudades

Envac Iberia

La inteligencia artificial se va abriendo camino poco a poco en todos los sectores, incluso en el de la recogida de basuras en las ciudades. Actualmente son cerca de 100 ciudades en el mundo, incluidas 20 en España, las que utilizan para gestionar sus residuos los sistemas neumáticos.

Si ya se caracterizaban por suprimir cualquier contacto visual del ciudadano con los residuos (desde el punto de vertido, los residuos viajan por una red subterránea hasta una central de recogida), desterrando el tránsito de camiones por las calles, ahora estos sistemas están incorporando a su funcionamiento la inteligencia artificial.

Inteligencia artificial en la recogida de basuras en las ciudades

Una nueva generación de sistemas de recogida neumática de residuos, que ya está haciendo su aparición en las ciudades, está revolucionando el concepto mismo de la recogida de basuras, e incluso el modelo de explotación de este servicio por parte de los ayuntamientos. Son prestaciones, hasta ahora impensables, para un servicio que, desde hace siglos, se ha concebido como itinerancia de carros o camiones a través de extensos circuitos de contenedores repartidos por las calles.

Envac, la compañía inventora de este sistema hace 60 años, con más de 600 instalaciones realizadas en todo el mundo, apunta cinco cambios radicales que la inteligencia artificial trae a la recogida de residuos en las ciudades:

  • La información suministrada al sistema permitirá a los ayuntamientos crear modelos eficientes de gestión.
  • Mediante algoritmos que analizan la información, los propios sistemas realizarán predicciones relativas a las necesidades de vaciado de cada punto, minimizando de forma extraordinaria el consumo energético. Por tanto se maximizará la disponibilidad para el usuario y mejorará la eficiencia del sistema en sí mismo.
  • De forma natural se incrementará el grado de concienciación de los ciudadanos sobre la protección del medio ambiente. Como ya ocurre con la información que facilitan los suministradores de electricidad, gas o agua a los ciudadanos, los usuarios del servicio de recogida de basuras conocerán de forma precisa el volumen de residuos que viertan periódicamente al sistema. Ello constituirá una buena base para el diseño de campañas de concienciación ambiental mejor dirigidas, más certeras.
  • Los ayuntamientos conocerán las costumbres de los usuarios y la cantidad, tipología de residuos y frecuencia con que utilizan el sistema. Y, por tanto, podrán actuar focalizadamente en las áreas, zonas o individuos que requieran mejora.
  • La individualización del servicio traerá un cambio en el modelo de prestación del servicio: en vez de una tarifa lineal, como hasta ahora, los ayuntamientos podrán facturar a los ciudadanos por el uso real que hagan del sistema. Como cualquier otra infraestructura básica, los ciudadanos pagaremos individualmente en función del uso que hagamos de este servicio.