Cómo iluminar parques

0
1248
Esquema de instalación típica para un parque

Requisitos fotométricos

La iluminación de parques debería enfocarse en la seguridad de los peatones que transitan por los mismos. En general las áreas centrales de los senderos del parque no se iluminan.

La iluminación debería permitir a los peatones discernir los obstáculos y otros riesgos del camino y ser conscientes de los movimientos de otros peatones que puedan estar cerca. Para ello, es importante la iluminación tanto en las superficies horizontales como verticales.

La edición CIE 115-2010 define 6 clases de áreas: de P1 a P6. La opción de la clase P depende de la importancia del área en términos del número de usuarios y la configuración circundante. Generalmente, los parques se iluminan a niveles relativamente bajos, con criterios de iluminación de clases P4 a P6. A partir de una determinada hora del anochecer (a medianoche por ejemplo), la iluminación puede apagarse por motivos de ahorro de energía.

El reconocimiento facial es por lo general necesario para los peatones, de modo que deben satisfacerse también determinados requisitos como una iluminancia vertical mínima (Ev, mín) e iluminancia semicilíndrica mínima (Esc, mín).

Al mismo tiempo, se espera una fuerte limitación de la emisión de luz superior, a fin de reducir al mínimo el efecto del resplandor del cielo.

Fuentes de luz

Los parques y las áreas verdes requieren por lo general fuentes de luz que proporcionen luz blanca para obtener una buena reproducción cromática (CRI = 60). El contraste de color dado por la luz blanca hace que la visibilidad para los peatones sea mejor.

Además, estudios recientes sobre la visión mesópica han conducido al uso de la luz blanca recomendada para áreas donde la visión periférica de los usuarios es una importante contribución.

Por tanto, se recomiendan las lámparas de halogenuros metálicos (lámparas de quemador cerámico compacto y lámparas CosmoWhite) o LED blancos.

[… descarga]