Iluminación del Arroyo de la Encomienda, Valladolid

0
1236
Instalación con luminaria Amandine, en la Vega

Avda. de Salamanca, Urbanización de la Vega, La flecha y Monasterio del Prado

Delegación de Castilla y León. Indal

Arroyo de la Encomienda, por su cercanía a la capital vallisole­tana (menos de 7 kilómetros) se ha con­vertido en una de las zonas resi­denciales con mayor pujanza de la provincia.

Formado por 5 núcleos resi­denciales (Arroyo, La Flecha, Monasterio, La Vega y Sotoverde), resulta un tanto disperso debido a la separación de sus dos principa­les y originarios núcleos urbanos, Arroyo y La Flecha, por la Carretera de Salamanca.

Avda. de Salamanca con el modelo VancouverComo consecuencia del crecimiento demográfico la composición del municipio ha experimentado importantes cambios, tanto urbanísticos como poblacionales. Por ello, se han creado nuevas infraestructuras que dan respuesta a las necesidades de estas nuevas zonas. De dos de ellas, la Avenida de Salamanca y la Urbanización La Vega, hablaremos a continuación. Las nue­vas actuaciones urbanísticas están mejorando radicalmen­te este entorno urbano.

Proyecto respetuoso con el medio ambiente

Desde hace algunos años, Indal apuesta claramente por la reducción de la contaminación lumínica y el ahorro enér­gético, fabricando productos que tienen como aliado el cui­dado del medio ambiente. Este proyecto de iluminación es la mejor muestra de esta política. Las luminarias y el mobi­liario urbano instalado en estas dos zonas de Arroyo de la Encomienda emplean como base la madera, lo cual ya es en sí mismo toda una declaración de intenciones.

La madera posee una alta calidad estética, así como alta calidad medioambiental. El aportar un toque de naturaleza en medio del entorno urbano no es sino una muestra de carácter original y belleza. Además, utilizar madera contri­buye a la lucha contra el efecto inver­nadero, ya que 1 metros cúbicos de madera almace­na 1 tonelada de gas carbónico.

Por otra parte, uno de los aspec­tos más decisorios en una instalación de alumbrado es el de la determinación de la fuente de luz. Para ello hay que considerar cuatro factores:

  • Costo de la fuente de luz
  • ­Eficacia luminosa (relación entre el flujo luminoso producido y la energía eléctrica consumida)
  • ­Vida útil ­
  • Cromaticidad adecuada al tipo de actividad (capacidad de reproducir los colores) según lo recomendado por la C.I.E. y la Guía de Prevención.

En este sentido, las luminarias elegidas, Fusion y Amandine, han sido desarrolladas para responder de manera eficaz a la diversi­dad de configuraciones urbanas y a las exigencias cualitativas y cuantitativas de los habitantes de una ciudad. Sus ópticas, con diversas posibilidades, buscan la mejor distribución fotométrica posible, reduciendo al máximo la contaminación lumínica… [leer más… en la edición impresa]