Equipamiento urbano singular para el Parc de la Corredora 
en Castelldefels, Barcelona

0
1333

Microarquitectura + Martirià Figueras i Freixas (Paisajista)

Cómo una inteligente utilización del equipamiento urbano, estructura y regenera un espacio público residual.

El proyecto del Parc de la Corredora activa una zona de la ciudad en desuso en la que se recupera el antiguo canal de riego agrícola “La Corredora”, un curso de agua natural del que toma nombre. Está situado en los márgenes de la autopista 
C-32 a su paso por el municipio barcelonés de Castelldefels.

La intervención ordena una zona residual y la convierte en un nuevo espacio público de uso lúdico y deportivo. Los 700 metros lineales de paseo dan continuidad al “Parc dels Tallinaires” y comunican los barrios de “Mar-i-Sol” y “Les Botigues”.

Parque Corredera

La totalidad de la actuación cubre una superficie de 21.624 metros cuadrados y ha sido desarrollada en tres fases. Las obras han incluido instalación de mobiliario urbano, juegos infantiles, pavimentos y luminarias, plantación de diferentes especies vegetales y tratamiento de la canalización de agua.

El criterio principal de ordenación responde a la necesidad de transformar el uso de este espacio residual y convertirlo en un lugar que puedan utilizar los ciudadanos como espacio de recreo, deportivo y de contacto con la naturaleza.  La traza peatonal, también apta para paso en bicicleta, es un recorrido lineal que va adaptándose a la secuencia de espacios públicos por la que pasa.

Para dotar de unidad al conjunto, se diseña un elemento que vertebra el proyecto. Se trata de una estructura espacial de secuencia rítmica formada por unos pórticos de acero corten que marcan la direccionalidad del paseo. La función y dimensiones de estos pórticos van variando a lo largo del recorrido. En las zonas en las que se quiere dotar al espacio de un área de sombra, se coloca en los pórticos una subestructura metálica que soporta unos plafones de materiales reciclados (hpl procedente de sobrantes de la fabricación de quioscos y placas fresadas de plástico reciclado que proviene de los contenedores de recogida selectiva). Estas placas forman un mosaico irregular de varios colores y con algunos elementos troquelados. La sombra que proyectan es también irregular. [leer más… en la edición impresa]