Los fabricantes denuncian la falta de mantenimiento y el deterioro de los parques infantiles

0
1102
DETERIORO PARQUES INFANTILES

Los parques infantiles potencian la socialización y la comunicación entre los niños cuando se encuentran en un espacio de juego; constituyen el lugar natural de encuentro en los núcleos urbanos, con áreas de recreo que estimulan el desarrollo y aprendizaje de los niños a través del juego y con zonas de esparcimiento y descanso donde los mayores puedan disfrutar de su tiempo libre.

Sin embargo el deterioro de muchos de estos parques es alarmante, según AFAMOUR: astillas en las partes de madera, oxidaciones en las partes metálicas, tornillos flojos, grietas en los suelos de seguridad, desgastes en ciertos componentes como cuerdas o aparición de aristas cortantes…

En España, el mantenimiento de las áreas de juegos en los parques públicos era ya una asignatura pendiente antes de la crisis, sobre todo en pequeñas poblaciones, pero la coyuntura económica actual ha agudizado la situación, según Afamour.

La inversión en estas áreas ha descendido un 25% anual desde 2010, y esto empieza a apreciarse en el deterioro y, por lo tanto, en la falta de seguridad de muchos parques infantiles y del mobiliario urbano, denuncia la asociación.

De hecho, según Afamour, el 20% de los parques está en mal estado. «Los recursos se han congelado, se realizan las mínimas reparaciones, la operaciones de conservación y mantenimiento se han reducido y, en muchos casos, se han rescindido los contratos de mantenimiento o no se abonan los cánones acordados a las empresas mantenedoras. Desgraciadamente sólo cuando hay un accidente en estas áreas por falta de mantenimiento se sacan presupuestos para arreglos urgentes y además más caros», afirma Javier Yoller, presidente de Afamour.

Según Afamour, los ayuntamientos han comprado juegos certificados, han instalado suelos de goma amortiguadores, pero no han destinado recursos al mantenimiento, ni a la inspección y conservación de los juegos. Además, denuncian, «en algunos casos, sobre todo en las zonas turísticas, se empiezan a ver juegos de fabricación china, de un aspecto muy aparente, pero con deficiencias de seguridad e incluso sin certificaciones de conformidad». Además, en los actuales formatos de licitación pública predomina muchas veces el factor precio por encima de la calidad, lo que hace que nos encontremos con productos en su mayoría no fabricados aquí, que posiblemente no reúnan unas condiciones óptimas de seguridad y calidad. Si a esto se añade cierta falta de mantenimiento, el resultado en algunos casos es que el consumidor se encontrará con productos de un estándar de calidad mediocre y mal mantenidos».

Los fabricantes españoles poseen todos sus modelos certificados según las normas EN 1176 y EN 1177, ya que la seguridad es un valor estándar en todos los productos de equipamientos de áreas de juego diseñados y fabricados en nuestro país.

Los requisitos que se exigen a estos productos son materiales y tratamientos no tóxicos; estructuras seguras y cimentaciones y anclajes comprobados; protecciones antiácidas en zonas de altura; deben evitar atropamientos de dedos, cabeza y cuerpo; ausencia de aristas, bordes cortantes y salientes peligrosos; accesos limitados para los niños pequeños si el juego no es apropiado para los más pequeños; zonas de seguridad en cada elemento (mínimo 150 centímetros) con recubrimiento de seguridad amortiguador en función de la altura de caída; programas de inspección, mantenimiento y conservación; limpieza y retirada de elementos peligrosos de la zona de juegos, información de las edades de uso, el titular del parque y los teléfonos de reparaciones y emergencias.

web empresa