Un centro logístico sostenible con tecnología propia

0
502
centro-logistico

Las naves del centro logístico de BENITO en Sant Bartomeu del Grau,  han completado el proyecto de eficiencia energética utilizando el sistema de control OnField creado por la firma,  y que ya se nutren de la energía producida por 340 paneles de placas fotovoltaicas para el autoconsumo

El sector logístico, que está en auge, acapara el 30% del consumo total de la energía en España, siendo por tanto, candidato a mejorar la eficiencia energética.

En un espacio de 120.000 metros cuadrados en Sant Bartomeu del Grau, la empresa de iluminación y mobiliario urbano acaba de completar el proyecto de eficiencia energética en este centro con un resultado magnífico y utilizando su propia tecnología en iluminación.

Las naves que albergan los productos ya fabricados y donde hay un espacio complementario de fabricación son antiguas. Pertenecieron a una empresa textil. Es un espacio muy diáfano, muy abierto y con pocas columnas que entorpezcan el trabajo. Al mismo tiempo, eran naves con poca luz exterior desde el techo. El proyecto principal ha consistido en dos acciones conjuntas: poner placas fotovoltaicas de autoconsumo y diseñar un sistema de integración bajo un único control central de varias redes de iluminación, el OnField, desarrollado por el departamento de Light de la empresa y que aplica a los proyectos de sus clientes en todo el mundo.

centro-logistico

En este último caso, se ha proyectado un diseño que permite separar en distintas áreas dentro del centro las necesidades lumínicas. Desde una pantalla táctil con un mapa de zonas dentro de la nave se pueden encender y apagar las luces en función de su uso. Ese mapa acaba siendo la botonera de monitorización.

En cuanto a las placas solares de autoconsumo, se han instalado un total de 340 paneles de 380 Wp cada uno, lo que supone una potencia 100kWp nominal, suficientes para la demanda del centro.

centro-logistico

La previsión anual de la producción fotovoltaica se estima en 150.775 kWh, que representa un ahorro anual de 94 toneladas de CO2 y 12,96 toneladas equivalentes al petróleo.

Según estimaciones de la empresa, la inversión se recuperará entre 5 y 7 años, pero ya han visto que se ha mejorado la previsión. «En dos semanas se han auto consumido 9,568 MWh cuando en el mismo periodo de tiempo eran 25,414 MWh, lo que supone un autoconsumo real de un 38% cuando la previsión era del 34%».

Esta instalación se suma a la que ya tiene en todo su tejado la sede de oficinas de la empresa en Vic. Las placas de autoconsumo producen el 70% de la energía utilizada en esta nave.

web empresa