Las cabezas de Plensa en La Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia

0
189

La Ciudad de las Artes y las Ciencias de València expuso hasta el pasado mes de noviembre un conjunto de siete esculturas monumentales de Jaume Plensa que invitaban a la reflexión sobre el individuo y que homenajeaban, sobre el agua, a la feminidad de la mujer y su capacidad de transmitir «pasado y memoria».

Así lo ha expresó el artista catalán durante la presentación de la muestra en el complejo cultural valenciano diseñado por Santiago Calatrava, donde añadió que estas cabezas pensantes de niñas, de unos siete metros de altura cada una, reivindican la feminidad «como una actitud con la realidad» y celebran además su diversidad.

El autor barcelonés, quien posee, entre otros reconocimientos, la medalla de Caballero de las Artes y las Letras de Francia y el Premio Velázquez de las Artes, destacó que le «encantaría» que sus obras generaran «seguridad» en quien las contemple para hablar de sí mismos, porque cada individuo posee, en su opinión, «un paisaje oculto en su interior del que nunca parece el momento para hablar».

Por ello, todas las figuras de Plensa tienen los ojos cerrados en referencia a este mundo oculto e incitan a pensar «que cada persona es una isla en un mismo mar que nos abraza», una cuestión que queda reforzada por la particularidad de que todas las esculturas «emergen» de uno de los lagos de la Ciudad de las Artes y las Ciencias.

Las cabezas de Plensa

Las siete creaciones, que juntas componen la tercera muestra de esculturas monumentales que la Fundación Hortensia Herrero lleva a la Ciudad de las Artes y las Ciencias tras las ideadas por Manolo Valdés y Tony Cragg, recuerdan también, a otras expresiones escultóricas como los moáis de la Isla de Pascua o los frisos del Partenón de Atenas debido al recurso de la repetición, «muy recurrente» en la Historia del Arte.

Hortensia Herrero, presidenta de la Fundación que lleva su nombre y que ha impulsado la muestra seleccionó las piezas tituladas «María» y «Silvia» para adquirirlas, aunque señaló que, antes de buscarles una ubicación definitiva, recorrerián distintas ciudades de la Comunitat Valenciana para que un mayor número de personas «pueda acceder a su belleza», silente y oscura en una perfecta alineación.