Banco Citizen Eco, del contenedor amarillo, a nuestras calles

0
339

Citizen Eco, es el primer banco fabricado con plástico reciclado de Benito Novatilu. Desde hace años, la sociedad ha ido tomando conciencia y responsabilidad respecto a la importancia del reciclaje. La separación de los residuos en diferentes contenedores, es una práctica que refleja el gran trabajo que se ha hecho divulgando información sobre el tema. Sin embargo, sigue existiendo el dilema de los productos que lanzamos al contenedor amarillo

Según datos del “Departament de territori i sostenibilitat” de la Generalitat de Catalunya,  en 2019 por cada habitante se generaban 60g de envases al día. Estos datos ponen en manifiesto la gravedad de la situación. En medio de este panorama, han surgido proyectos que buscan ponerle solución al exceso de residuos plásticos. Ejemplo de ello es el proyecto RebNew de Benito Novatilu.

Como uno de los principales grupos industriales a nivel mundial dedicado al desarrollo y a la fabricación de iluminación y mobiliario urbano eficiente y sostenible, Benito Novatilu apuesta con RebNew por un innovador proyecto de reciclaje de envases de plástico usados.

Proyecto Rebnew y banco Citizen Eco

El proyecto Rebnew arranca en el 2017. El primer producto fabricado fue una tabla hecha íntegramente de plástico reciclado (8kg) que sustituía la que se hacía normalmente de madera. La inversión inicial fue de más de 50.000€ y se consiguió una mesa que garantiza más de 20 años de duración del material sin apenas mantenimiento. El primer año del proyecto fue un éxito. Se logró suministrar 35.000 unidades a la Diputación de Barcelona. Sin embargo, el dato importante es que el desarrollo de este plan de reciclaje consiguió reutilizar 300 toneladas de plástico convirtiendo un problema en una solución.

Hoy en día el proyecto Rebnew se considera el eje que conduce al equipo de Benito Novatilu hacia el diseño ecológico y la sostenibilidad. Asimismo, es el foco principal de inversión de la empresa dentro de la gama del mobiliario urbano. Desde entonces, y con un plan de inversión de 0,5M€ en tres años, el proyecto evoluciona con el primer banco público fabricado a base de plástico reciclado: el Citizen Eco.

Tanto la estructura del respaldo como los apoyabrazos están hechos de plástico. Este banco es una replica exacta de su homólogo (banco Citizen) de madera y fundición diseñado por Eugeni Quitllet, diseñador puntero en tendencias de la industria de la decoración –el banco original cuenta con reconocimientos como el German Design Award –.

Cada Citizen Eco equivale a 60kg de plástico reciclado. Este año se presenta como candidato a los premios Eco Disseny de la Generalitat de Catalunya y ya se puede ver en gran parte de los municipios del país.

web empresa