La Ballena del Parque Central de Nou Barris, Barcelona

0
555
La Ballena del Parque Central de Nou Barris, Barcelona

Queralt Suau. Arquitecto

Barcelona tiene un plan: hacer de la ciudad un entorno más amable para sus ciudadanos, especialmente para los más pequeños. En el marco de Ciudad Jugable, el Parque Central de Nou Barris es uno de los espacios elegidos para ubicar un juego singular.

La dinámica de co-creación ha sido eje vertebrador del proyecto desde la fase inicial de concepción, hasta la fase final de construcción.
 Los alumnos de las escuelas circundantes han participado en procesos co-creativos para definir los elementos que podrían estimular su juego en los espacios públicos. Su imaginación da la forma al juego singular en el Parque Central de Nou Barris: una ballena jugable.

La propuesta de los alumnos se afronta desde el estudio de arquitectura Queralt Suau que plantea el diseño del espacio de juego desde diferentes perspectivas:

  • Trabajar con el juego en el espacio público como una estrategia de resignificar el lugar y construir espacios (imaginarios) compartidos.
  • Articular el espacio desde la integración total de un sistema de elementos jugables.
  • Constituir una experiencia sensorial y material, que posibilita la jugabilidad a diferentes escalas y asume la participación de diversas edades y condiciones para propiciar la máxima variedad de itinerarios, recorridos y acciones.
  • Definir un sistema de juego, dejando espacio a la imaginación, al juego libre y a la experimentación.
  • Conseguir un sentimiento de pertenencia al lugar.

Para realizar el proyecto, se suma Recreology – Lappset España que construye este nuevo espacio de juego de Barcelona, aportando su extensa experiencia en juegos singulares.

La Ballena del Parque Central de Nou Barris, Barcelona

La narrativa define el espacio

El juego singular funciona como un nuevo hito en el parque, genera una narrativa alrededor que redefine el lugar facilitando la apropiación de los niños y las familias. Visible a través de las copas de los árboles, se convierte en atractor y moviliza tanto los usos del espacio como las acciones de sus usuarios. 
El juego recrea una situación dinámica: una ballena grande está saltando, y a su lado, otra más pequeña está volviendo a entrar en el mar, dejando ver solo su cola. De esta manera deviene un nuevo símbolo, donde el juego es el protagonista del lugar. En la gran Ballena, la barriga da lugar a un universo onírico, que despliega el imaginario de Mobby Dick o Pinoccio para reinventar el juego a partir de la fantasía.