Renovación del área de juegos infantiles del Parc de l’Agulla en Manresa

0
1308
Área de juegos infantiles del Parc de l’Agulla en Manresa

Josep Alabern Valentí, Gerente de Aigües de Manresa y secretario de la «Junta de la Sèquia de Manresa».
Joan Ribera Mestre, Arquitecto. Autor del proyecto.
Jordi Sabaté, Carmen Sabaté, BDU Espacios de Valor.

El Parc de l’Agulla, es el espacio de ocio de referencia en la comarca del Bages. Su centralidad respecto a los núcleos de población y la proximidad a la ciudad de Manresa hace que sea uno de los espacios más concurridos por los ciudadanos.

El origen del Parque tiene sus inicios en la construcción del estanque de l’Agulla, donde desemboca la Sèquia (Acequia) de Manresa, con el fin de disponer de un depósito de reserva de agua para asegurar el suministro de la misma a la ciudad. La presa del estanque se construyó en 1966 y entró en servicio en 1974.

La Junta de la Sèquia, aprovechando el buen emplazamiento de este estanque, bien diseñado y situado en una zona alta del Pla de Bages con magníficas vistas del entorno, donde la montaña de Montserrat es el horizonte por excelencia, promovió en el año 1986 la remodelación de los terrenos de su alrededor con la redacción del proyecto del Parc de l’Agulla.

Área de juegos infantiles del Parc de l’Agulla en Manresa

Desde la creación d’Aigües de Manresa SA como empresa municipal, el año 1982, el recinto (el estanque y el parque) se convierten en una copropiedad (el 51% de la Junta de la Sèquia y el 49% d’Aigües de Manresa). Así se puede definir el espacio como de titularidad privada destinada al uso público. El ámbito del Parque es muy espacioso, ocupando una superficie de 120.210 metros cuadrados (12ha) de los cuales 64.000 metros cuadrados son ocupados por el estanque.

El estanque y la Sèquia fueron los elementos claves que propiciaron el proyecto del arquitecto José Miravitlles, con mucho acierto en su ordenación, haciendo de este lugar un espacio natural magnífico. La remodelación supuso la plantación de más de seiscientos árboles agrupados en círculos según la especie, plantados no demasiado juntos propiciando que hoy disfrutemos de amplios espacios con claros y sombras.