Renovación del alumbrado en el Camiño Real entre Cangas y Moaña, Pontevedra

0
235
Alumbrado en el Camiño Real entre Cangas y Moaña

ATP Iluminación

La nueva iluminación de la senda peatonal más larga de Galicia alcanza uniformidades superiores al 54 % y un ahorro energético global de más del 70 %

ISSUU

El Camiño Real conecta los núcleos de Cangas y Moaña, en Pontevedra, en un recorrido de más de cinco kilómetros. A través de un proyecto de recuperación integral financiado con fondos del plan Deporemse y el plan Concellos de la Diputación de Pontevedra, se ha convertido la anterior red heterogénea de vías urbanas entre estos dos municipios en la calle peatonal y preparada para ciclistas más larga de Galicia. En el marco de la rehabilitación total de esta senda, la renovación del alumbrado exterior resultaba fundamental para proporcionar una visibilidad nocturna óptima y garantizar la seguridad del camino.

La anterior instalación, dispersa y desigual, constaba de una mezcla de luminarias de vapor de sodio a alta presión (VSAP) con otras de halogenuros metálicos (HM). En conjunto, este alumbrado presentaba una baja uniformidad, con numerosas zonas oscuras o insuficientemente iluminadas. Su potencia y consumo, además, eran excesivos para lo que pueden ofrecer hoy en día las soluciones LED de última generación.

Alumbrado en el Camiño Real entre Cangas y Moaña

Los objetivos del proyecto eran unificar los modelos de luminaria, tecnología lumínica y temperatura de color (TCC) en todo el camino, y mejorar la calidad general de la luz mediante la homogeneización del índice de reproducción cromática (IRC) y la consecución de una uniformidad óptima. Asimismo, resultaba clave controlar la contaminación lumínica mediante una reducción del flujo al hemisferio superior (FHS instalado) y una elección adecuada de la TCC.

Solución y resultados

Tras estudiar las necesidades de la senda, se optó por el modelo vial Enur Micro LED de ATP Iluminación, con una TCC de 3000 K. Se propusieron un total de 300 luminarias de entre 25 y 55 W, tanto en los puntos existentes como en otros nuevos que debían erigirse durante los trabajos de renovación. De estas 300 luminarias, 157 se personalizaron en color amarillo para encajar mejor con el entorno, mientras que el resto se fabricaron en gris.